Vivienda social: ¿Cómo cubrir los costes de rehabilitación?

El proyecto LEMON (Menos Energía, Más Oportunidades) ofrece una solución innovadora mediante la combinación de nuevos tipos de financiación y contratos de alquiler dirigidos a la vivienda social. El projecto LEMON pondrá a prueba nuevos tipos de contratos, como el Contrato de Rendimiento Energético (EPC) y Contrato de Alquiler de Rendimiento Energético (EPTA), con el objeto de apoyar la rehabilitación de 622 viviendas sociales en las localidades de Parma y Reggio Emilia. Esta última ciudad piloto de ACCENT en Italia.
El proyecto, iniciado en Febrero y de 28 de meses de duración, desarrollará nuevas herramientas de financiación que permitirán movilizar hasta 15 millones de inversión en rehabilitación de vivienda social. La remodelación tiene como objetivo reducir la demanda energética, y está previsto lograr una reducción media del consumo energético de un 40% (ahorro de 5.084 GWh) y un ahorro de 1.027 toneladas de emisiones de CO2.
El proyecto está financiado por el Programa europeo Horizon 2020 y coordinado por AESS (Agencia para el Desarrollo de la Energía y la Sostenibilidad de Módena). Los socios son ACER Reggio Emilia y ACER Parma, dos agencias de vivienda social localizadas en la región de Emilia-Romagna, y ASTER. ASTER, gracias a la red de contactos desarrollada dentro de la comunidad Climate-KIC, promoverá la formación profesional de los técnicos responsables de tomar las decisiones en la administración pública y en el gobierno local sobre temas relacionados con la sostenibilidad y la eficiencia energética. ASTER también se centrará en aumentar la concienciación de los inquilinos en la gestión de los edificios.
El proyecto LEMON tiene como objetivo convertirse en una Buena Práctica Europea. Prestará apoyo a las inversiones mediante la combinación de diferentes instrumentos de financiación disponibles a nivel nacional y regional (fondos FEDER, fondos nacionales y otros incentivos nacionales como la “contabilidad de calor”), y a través de la redistribución de parte de la inversión de los alquileres a través de un contrato basado en el rendimiento energético logrado.
Durante un tiempo limitado, los inquilinos soportarán un ligero aumento del alquiler. Sin embargo, este será en gran medida compensado por los ahorros energéticos conseguidos, por el ahorro en las facturas energéticas, y sobre todo por una mejor calidad de vida, gracias al aumento de la eficiencia energética y de los beneficios medioambientales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*